Santa Apolonia, patrona de los dentistas – 9 de febrero en Murcia

El 9 de febrero se celebra en España el día de ‘Santa Apolonia’, patrona de los dentistas. Su historia, desconocida por muchos, refleja con intensidad la pasión y la fé de esta mujer, cuyos restos se encuentran ahora dispersos en numerosos puntos del mundo. En cualquier caso, desde mucho antes de que existieran los dentistas tal y como hoy los conocemos, Santa Apolonia es la santa a la que deberíamos encomendarnos en caso de tener un dolor de muelas… algo bastante doloroso en tiempos anteriores al nuestro, que podemos disfrutar de tratamientos cada vez más cómodos y rápidos.

Si entramos en detalle en su historia, sabemos que vivió en Alejandría, y que el 9 de febrero del año 250, durante la persecución de los cristianos ordenadas por el emperador Decio, fue cruelmente torturada arrancándole sus dientes, y luego fue quemada hasta la muerte.

Para conocer algo más de ella, debemos referirnos al único documento histórico que hace referencia a ella. Ni más ni menos que una carta de Dionisio, obispo de Alejandría, escrita a Fabio, obispo de Antioquía, en la que le cuenta las persecuciones de Decio en Alejandría, y también nos dice todo sabemos realmente de Santa Apolonia, que fue martirizada después de la muerte de Metras y Quinta, otros dos cristianos que rechazaban renunciar a su fe:

Entonces, de común acuerdo, todos se precipitaron en las casas de los cristianos a toda prisa, y las saquearon, apartando los artículos más valiosos para ellos mismos, y cuando quemaron sus muebles de madera y los tiraron a las calles, parecía un espectáculo de una ciudad tomada por el enemigo. También se encargaron de Apolonia, una cristiana de edad avanzada, abriendo su mandíbula y quitándole todos los dientes, tras lo que encendieron un fuego delante de la ciudad y la amenazaron con quemarla viva, a menos que ella abandonase el cristianismo,… hasta que el fuego la consumió”.

Después de eso, sabemos que fue canonizada rápidamente, y tomó su lugar entre el noble ejército de mártires cristiano, pero uno puede adivinar fácilmente que “una cristiana de edad avanzada” no era muy popular entre los pintores y escritores de la poesía religiosa y devotos afligidos. Por eso, no es de extrañar que la pintaran constantemente más joven y más hermosa en la tradición de la iglesia y el arte eclesiástico, y como ella se hizo más atractiva, su historia se hizo también más elaborada.

 

Imagen clásica de Santa Apolonia

Imagen clásica de Santa Apolonia

Aquí está la historia moderna de Apolonia:

Durante la primera mitad del siglo III un magistrado muy opulento, de nombre desconocido, vivía en la ciudad de Alejandría. Se había casado con una mujer a la que amaba con devoción, y que lo amaba tiernamente a cambio. La única mancha en la felicidad de esta pareja fue el hecho de que no tenían hijos. Dirigieron oraciones fervientes e incesantes a Juno, Ceres, Júpiter, y a todos los dioses, para que les concedieran a un hijo o hija que heredara su enorme riqueza, pero todo fue en vano.

En una ocasión, tres peregrinos llegaron a Alejandría, y fueron de casa en casa pidiendo limosna en el nombre del Redentor y de la Santísima Virgen, su madre, porque estaban cansados y hambrientos. La esposa del magistrado, sentado a su ventanilla única presente les vio, y oyó su petición en una casa al otro lado del camino. Su interés se despertó por sus extrañas palabras, y ella llamó a ellos diciendo: “¿Qué tipo de mendicidad es la vuestra, y qué son los dioses en cuyo nombre la pedís?”

Los peregrinos le hablaron de Cristo, su vida y la enseñanza, y ella les preguntó si podían pedirle a la Virgen María que ella se quedase embarazada, y los peregrinos respondieron que la Virgen iba a tener misericordia de ella , sin duda alguna . Entonces la esposa del magistrado cayó de rodillas y oró larga y fervorosamente a la Santísima Virgen, y se le concedió su petición y nació una hija para ella, a quien le dio el nombre de Apolonia.

El bebé se convirtió en una doncella tan hermosa y elegante como una flor, y tan buena y pura como hermosa. La familia del magistrado romano se ajustaba a la religión establecida por el Estado, pero la madre nunca dejó de hablar con su hija sobre las maravillosas circunstancias de su nacimiento, y acerca de Cristo y la Santísima Virgen a quien había dirigido a sus oraciones.

Apolonia guardó en su memoria todos los detalles, y como se hizo mayor allí surgió en su corazón un fuerte deseo de ser bautizado y convertirse en un cristiano. Y el cielo no la dejó indefensa. Un ángel se acercó a ella un día y le sacó fuera de Alejandría en el desierto a la celda de Leonina, discípulo de San Antonio. Apolonia le contó su historia y su deseo de ser cristiana, y Leonés la bautizó inmediatamente. Momentos después, otro ángel se abalanzó desde el cielo, y lanzando un vestido de un blanco brillante sobre Apolonia gritó: “Esta es Apolonia, sierva de Jesús: ve, ahora, a Alejandría y predica la fe de Cristo”.

Apolonia regresó a casa llena de éxtasis y fervor. Fue entre la gente y les predicó con maravillosa elocuencia, haciendo muchos conversos al cristianismo. Después de esto, su padre, muy perturbado, le pidió que le explicara su conducta. Ella se defendió con dignidad y fervor, y todavía seguía con su predicación y conversiones, hasta que su padre, fuera de sí de rabia, la envió hasta el gobernador romano para que la tratase como una criminal.

El gobernador le ordenó que se arrodillara en el templo ante uno de los dioses paganos, Serapis, algo que Apolonia se negó rotundamente a cumplir. Ella avanzó altivamente a la estatua, hizo la señal de la cruz, y mandó al demonio dentro que partiese. Hubo un estruendo terrible, un accidente, un grito, y de la imagen rota el demonio huyó, gritando: ” La santa virgen, Apolonia, me expulsa de aquí”.

Esto hizo que el gobernador entrase en cólera y, por orden suya, la niña fue atada a una columna, y le arrancó uno por uno sus hermosos dientes con un par de pinzas. A continuación, ordenó encender un gran fuego, y, como Apolonia persistió en su fe, ella se arrojó de cabeza en el fuego, y no renunció a su alma entregada a Dios.

 

Imagen contemporánea de Santa Apolonia

Imagen contemporánea de Santa Apolonia

Santa Apolonia permanece hoy protegiendo a los dentistas quienes, para encontrar algo de ella, pueden dirigirse a numerosos puntos de todo el mundo:

–          Su cabeza está en la antigua basílica de Santa María del Trastévere en Roma,

–          Sus brazos están en otra antigua iglesia romana, la San Lorenzo , en las afueras de la caminata

–          Parte de su mandíbula se conserva en San Basilio, también en Roma.

–          Hay algunos de sus dientes o fragmentos de ellos en iglesias de Nápoles, Volterra , Bolonia, Amberes, Bruselas, Malinas , Lieja, y en cinco iglesias diferentes en Colonia.

–          En Canadá, en la iglesia de peregrinación de Santa Ana de Beaupré, queda también una parte de su mandíbula.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s