Remoción segura de empastes de amalgama de plata

En la Región de Murcia, cada vez es mayor el número de personas que, aquejados de alguna dolencia o patología, y tras hacerse un análisis médico, descubren que superan los niveles recomendados de mercurio en sangre, que pueden asociarse con estos problemas médicos, entre los cuales se encuentran:

– cansancio habitual sin justificación

– fotofobia y/o migrañas

– trastornos del apetito

– problemas de visión

Al detectar este tipo de síntomas, y tras descartar otras patologías sistémicas, el médico de cabecera debe valorar diversos aspectos del paciente: su exposición laboral al mercurio, sus hábitos dietéticos… e introducir mejoras en los mismos, a fin de conseguir controlar los niveles de mercurio en sangre.

En algunos casos, a criterio del facultativo, puede determinarse la eliminación de las amalgamas de plata que el paciente lleva en boca, algo que debe realizarse de forma segura y cuidadosa para evitar la aspiración de partículas de mercurio por parte del paciente o los profesionales que realizan el tratamiento.

El médico de cabecera puede sugerir la remoción de amalgamas de plata ante niveles de mercurio en sangre elevados
El médico de cabecera puede sugerir la remoción de amalgamas de plata ante niveles de mercurio en sangre elevados

Para ello, la Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología (del inglés, International Association of Oral Medicine and Toxicology, más conocida por sus siglas IAOMT) propone un protocolo que describiremos a continuación, el cual permite reducir la exposición a este agente de todas las personas implicadas en este proceso:

  1. Aislamiento del paciente.
    1. Uso de dique de goma
    2. Eyector de saliva
    3. Aspirador de gases
    4. Mascarilla nasal con aporte de oxígeno
    5. Gafas protectoras de policarbonato
    6. Tallas para aislar la piel

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Aislamiento del profesional
    1. Pantalla facial con máscara protectora
    2. Guantes de látex

De este modo, los dentistas expertos en odontología conservadora y toxicología pueden hacer frente a la sustitución de estas amalgamas por restauraciones que no contengan mercurio, las cuales, como ya indicamos en un post previo, es posible que produzcan una cierta sensibilidad post-operatoria que, en cualquier caso, remite a los pocos días del cambio.

En cualquier caso, sí es conveniente el empleo de resinas sin bisfenol A glidicil metacrilato (bis-GMA), un presente en muchos de los materiales de restauración empleados en clínicas dentales, de tal manera que se asegura la máxima biocompatibilidad de la nueva restauración, además de una reducción de los niveles de mercurio en sangre que, según los estudios disponibles, se detecta a partir de un año después de la remoción de las obturaciones.

El dentista debe seleccionar materiales de restauración libres de bisfenol-a para asegurar la completa biocompatibilidad de la nueva restauración
El dentista debe seleccionar materiales de restauración libres de bisfenol-a para asegurar la completa biocompatibilidad de la nueva restauración

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s