¿Cómo mejora una prótesis dental la estética de una persona?

La pérdida de los dientes con el paso del tiempo, no solo supone un problema a la hora de masticar, sino también a la hora de hablar, tragar, sonreír y en general, produce una disminución de la autoestima. Hoy sabemos que cerca del 45% de la población es edéntula a los 75 años. (Misch, C. Contemporary implant dentistry. 1999.)

Con este artículo, queremos hacer ver el cambio estético que otorga una prótesis completa a un paciente que ha perdido numerosos dientes.

¿Qué ocurre cuando perdemos los dientes?

Disminuye el ancho y el alto del hueso alveolar, que es el que soporta los dientes. Por este motivo, los labios se retruyen, ‘se meten hacia dentro’, y da la sensación de que ‘crecen’ la barbilla y la nariz.

En esta imagen apreciamos el cambio en el perfil de una persona en el que se simula la extracción de todas sus piezas dentarias

En esta imagen apreciamos el cambio en el perfil de una persona en el que se simula la extracción de todas sus piezas dentarias

Cuando esto ocurre, lo que hacemos para solucionarlo es poner una prótesis con la que podemos soportar el labio, volviendo éste a una posición natural.

Las prótesis no sólo reponen dientes, también reponen parte del volumen de hueso perdido, 'rellenando' la cara y consiguiendo un perfil más natural y joven

Las prótesis no sólo reponen dientes, también reponen parte del volumen de hueso perdido, ‘rellenando’ la cara y consiguiendo un perfil más natural y joven

 

Estas prótesis pueden llevarse de dos formas:

– Colocadas sobre implantes (implantosoportadas), lo cual es muy cómodo dado que la prótesis no se mueve de su sitio, y simula una masticación como la que tenemos con dientes naturales

– Colocadas sobre la encía (mucosoportadas), lo cual es más económico para el paciente, pero con la desventaja de ser algo más incómodas y la necesidad de usar adhesivos de prótesis para fijarlas.

Entonces, ¿por qué debemos utilizar una prótesis dental?

  • Mejora nuestro aspecto y, por lo tanto, nuestra autoestima.
  • Nos facilita la masticación y la deglución de alimentos.
  • Nos permite hablar mejor que sin dientes.
  • Mejora el pronóstico del resto de nuestros dientes, ya que las fuerzas se reparten mejor.

Emilio Gil López

Odontólogo

Universidad Rey Juan Carlos

Universidad de Murcia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s